Adaptaciones caseras ¡imaginación al poder!

Cuántas veces hemos escuchado que para hacer adaptaciones caseras  hay que saber lo que se hace, pero por supuesto tener una gran gran imaginación. En el vídeo de esta semana he querido destacar un taller de adaptaciones y productos de apoyo para niños que me ha parecido muy interesante.

El taller pertenece al canal de Youtube de la Fundación Ana Carolina Diez Mahou  y fue impartido por dos miembros de AEMPI, esto para quien no lo sepa es la Asociación de Enfermos de Patologías Mitocondriales y te estarás preguntando ¿y eso exactamente que es? Pues pásate por este artículo de la asociación donde está muy bien explicado.

Hechas las presentaciones vamos al lío ¿porque me ha parecido interesante presentar este vídeo? Pues muy sencillo, porque fue verlo y acordarme de lo que siempre decía un profesor mío "A veces imaginar es la respuesta a todo" y aunque suene exagerado, este vídeo me gustó precisamente por eso.

Adaptaciones-caseras

Familiares de enfermos o los propios terapeutas podemos caer en el error de que lo más caro siempre va a ser lo mejor, que la adaptación más sofisticada va a ser la más positiva para la persona que la necesite, pero evidentemente esto no siempre ha de ser así.  Quizás a veces con mucho menos dinero consigamos un resultado espectacular o a lo mejor no, pero si algo decente, quizás también podamos hacer una adaptación que termine siendo un churro y hayamos perdido tiempo y dinero, pero ¿compensa no?

Como dicen en el vídeo, si para hacer un saco para la silla de una hija te piden en la ortopedia 250 euros y por comprar un saco de dormir normal y adaptarlo te sale por tan solo 20 ¿no merece la pena perder algo de tiempo e incluso algo de dinero inicial? Pues si, porque si a la primera no nos sale bien, seguro que lo hará a la segunda y si no a la tercera y aún habríamos seguido ahorrando dinero.

Esto solo es un ejemplo, pero para las familias, los padres y las madres del vídeo, podéis imaginar que los 250 euros del saco no serán lo único especializado que necesitarán sus niños, y teniendo en cuenta los precios de ciertos productos, merece la pena investigar y sobretodo darle mucho al coco.

Esto lo podemos aplicar no solo con adaptaciones con niños, si no en cualquier adaptación.



¿Cómo hacer un saco para un carrito?

Necesitamos tres cosas: Un saco de dormir de tipo momia, una maquina de coser y tijeras y por supuesto algo de práctica y maña.

Si ya has visto el vídeo de arriba, genial, si no, tienes que verlo para aprender a hacer los cortes tal y como nos explica perfectamente la madre del vídeo.

Resumiendo, de lo que se trata es de adaptar los cortes del saco, creando ojales en Zig Zag y haciendo que esos ojales coincidan con los controles posturales del carrito. Los controles posturales son esos salientes que se ven, que permiten que el niño con hipotonía mantenga su postura correctamente.

¿Cómo hacer un protector para la barra del carro?

Este truco si que es super fácil. Solo necesitas un churro de piscina y unas tijeras. Cortamos el churro por la mitad y ya lo tenemos, lo acoplamos a las barras del carrito. Eso si, como dice la madre, el churro tiene que ser hueco, no siempre es fácil encontrarlos así.

Esto lo puedes ver, mejor explicado en la segunda parte del vídeo. También hablan sobre los usos de ropa, vestidos y zapatos.


 

Recursos en internet

Si te interesa leer o ver más vídeos sobre las adaptaciones caseras hay un blog y canal de Youtube muy muy interesante relacionado con todo esto y en el que queda bien claro la importancia que tiene la imaginación en las adaptaciones.

El blog se llama Inventos y Adaptaciones caseras para personas con movilidad reducida y lo recomiendo muy mucho. En un principio según cuenta el autor en un vídeo está pensado principalmente para las familias y las personas con discapacidad, es por ello que se trata de una web muy ligera y con una estética muy simple. La finalidad está clara: ser funcional.

Pero además de para las familias, los profesionales podemos usar este blog de inspiración. Además de inspirarnos de ellos también podemos ayudarles, el autor nos anima a que seamos también los lectores los que mandemos nuestra particular e imaginativa adaptación. Así que ya sabes, si tienes una buena idea, mándala a esta gente, seguro que sirve para que muchas otras personas la puedan aplicar para ellos mismo o sus familiares con discapacidad.

Os pego aquí un par de vídeos de ejemplo de lo que hacen y de como le dan al coco.






Comentarios